yoryi morel

Jorge Octavio Morel Tavares, (Yoryi), Pintor Dominicano nacido en Santiago en 1906. Murió a la edad de 73 años en el 1979.

A los 11 años comenzó a estudiar el arte de la pintura con el pintor santiaguero Juan Bautista Gómez quien era poeta, escultor, pintor y fotógrafo que había tenido la oportunidad de formarse en Francia y se convirtió en uno de los pioneros de la pintura en Santiago y paso a la historia como la persona que ayudo a formar una generación de pintores jóvenes en su ciudad natal.

Su primera exposición fue realizada en 1932 en la ciudad de Santo Domingo. Causo un

pintura yoryi morel

gran impacto en el público y desde entonces ha sido considerado un icono del costumbrismo dominicano.

El haber nacido y crecido en Santiago, parece haber influido en el estilo y colorido de su pintura, cuyos paisajes, costumbres y personajes formaron parte de su temática, lo que le permitió dar un timbre inigualable al Arte Dominicano. La temática de sus obras privilegia el paisaje, sin dejar de lado la figura humana.
En 1936 Morel realizó su segunda muestra en el Ateneo Dominicano. Resulto ganador de la medalla de oro en la exposición internacional de San Francisco, California, en 1939. La sociedad Amantes de la Luz de Santiago le otorgo la medalla al mérito en el año 1940.

Participo en la Primera Bienal celebrada en el país en 1942. Sus obras han concurrido a exposiciones celebradas en importantes ciudades de América y de Europa. En 1952, Yoryi Morel obtuvo el primer Premio de pintura en la VI Bienal.

Fue el Fundador de la Escuela de Bellas Artes de su ciudad natal y se dedicó por años a la labor pedagógica en Santiago y en Santo Domingo. Sus enseñanzas influyeron en varias generaciones de artistas dominicanos.
Según expresa Danilo de los Santos: “Su entusiasmo revitalizador por la circunstancia nacional, que no busca como los pintores de ‘tendencias románticas’ la idealización o el recuerdo, sino una objetivación franca de lo autóctono; la inspiración tomada de la visión directa para exaltar, como en el impresionismo, la luz y el color. EI tropicalismo expuesto en el panorama cielo-mar-montaña, montañas-valles, vegetación-pueblo, hombre-paisaje. Su insistencia en el tipicismo que toma como modelo lo mismo al campesino que a la marchante, al buhonero, a la mujer del río, al limosnero, al pescador o al muchacho de la calle, y nos da un retrato donde desnuda hasta la tristeza resignada, condición psicológica del hombre dominicano”.