La cultura que nos identifica

Porque llevamos una lucha constante de promoción a todos nuestros valores culturales en general. Es por eso por lo que aquí podrás hacer un recorrido rápido por la Republica Dominicana, conociendo sobre nuestra historia y nuestras costumbres, nuestro arte, cine, deporte, folclor y muchas cosas más.

Además, CDC es tu punto de conexión para resolver tus necesidades turísticas, conociendo todos nuestros atractivos como son: Nuestras playas, museos, hoteles, gastronomía y muchos lugares que te dejaran perplejo con su belleza. También puedes recibir orientación y solución a tus necesidades de documentaciones, asuntos legales e inversiones en la Republica Dominicana.

Inauguración

6 de marzo 2009

El viernes 6 de marzo del 2009 fue inaugurada la Casa Dominicana de Culturara en la Florida Central, a cuyo evento asistieron muchos dominicanos, personas de diferentes países, medios de comunicación, representantes de organizaciones y autoridades del lugar. La celebración se realizo en la Iglesia Pan de Vida en la ciudad de Kissimmee. Bailes típicos y poesías fueron presentados por la Sra. Iluminada Aponte quien fue fervorosamente aplaudida por los participantes.

Buenas Noches a todos…

Primero queremos darle gracias a Dios por permitirnos disfrutar de esta noche, a los miembros de los medios de Comunicación que nos honran con su presencia y su apoyo, a todos los sectores y nacionalidades que han tenido la gentileza de darnos el agrado de disfrutar de su presencia, a todos los asistentes…

Sr. Víctor Toribio, fundador de CDC

Nuestra República Dominicana, descubierta por Cristóbal Colón el 5 de Diciembre de 1492, inicio desde entonces una lucha histórica hacia la libertad. En el proceso iniciado entonces, nuestro suelo se convirtió en suelo de guerra en busca de su propia existencia, de su propia identidad, de sus propios símbolos patrios. Fue un proceso largo en el que en varias ocasiones se lucho y se logro quitarse de encima yugos de otras naciones que pretendían dominar nuestra tierra. 352 años de lucha tuvieron que soportar nuestros antepasados para lograr la libertad. Un grupo de valientes iniciaron una sociedad secreta llamada La Trinitaria, para la formación de la cual fue leído un juramento por Juan Pablo Duarte a sus compañeros. El juramento decía: «En nombre de la Santísima y Augustísima e indivisible Trinidad de Dios Omnipotente; juro y prometo por mi honor y mi conciencia, en manos de nuestro presidente Juan Pablo Duarte, cooperar con mi persona, vida y bienes a la separación definitiva del gobierno haitiano y a implantar una República libre y soberana e independiente de toda dominación extranjera, que se denominará República Dominicana, la cual tendrá su pabellón tricolor en cuartos encarnados y azules, atravesados por una cruz blanca. Mientras tanto, seremos reconocidos los Trinitarios con las palabras sacramentales: Dios, Patria y Libertad. Así lo prometo ante Dios y el mundo. Si lo hago, Dios me proteja y de no, me lo tome en cuenta y mis consocios me castiguen el perjurio y la traición, si los vendo».
Luego de muchas reuniones secretas con miras a lograr la Independencia por fin el 27 de Febrero de 1844 fue izada por primera vez nuestra gloriosa bandera, marcando este hecho un nuevo comienzo de todos los dominicanos.

Esta declaración de Independencia dio lugar al surgimiento de nuestros símbolos patrios: Nuestra bandera como el más sublime símbolo, nuestro escudo de armas como nuestro emblema que solo, o junto a la bandera representa el estado libre, independiente y soberano; y nuestro Himno Nacional que escuchamos anteriormente. Estos tres símbolos patrios, la bandera, el escudo y el himno constituyen la más elevada y permanente representación de nuestra nacionalidad.

Después de estos hechos históricos, hemos superado muchas catástrofes naturales, ciclones, terremotos, dictaduras, invasiones, etc., pero nada de esto ha evitado que nuestra querida República Dominicana siga siendo libre e independiente de toda dominación extranjera.

Hoy contamos con una nación libre, democrática, en proceso de desarrollo constante, con riquezas naturales ilimitadas, con una cultura rica en poetas, escritores, cuentistas, historiadores, pintores y toda una nación con hombres, mujeres y niños incansables en el trabajo y en la lucha por su propia superación y desarrollo, conforme al avance en nuestro universo.

Varios años han pasado en los cuales rondaba en mi mente y en la de muchos amigos aquí presentes y algunos ausentes, el comienzo de una entidad que representara en la Florida Central el sentir de los dominicanos residentes en el área. Varias reuniones llevamos a cabo sin que se concretara nuestra idea, pues buscábamos cual seria el punto de inicio en vista de que necesitábamos personas dispuestas a unirse a nosotros para trabajar sin tregua en programas dirigidos a ayudar a nuestra comunidad.

Al parecer Dios tenía otros planes para nosotros en ese momento y no fue hasta que él quiso, que conocí a dos personas maravillosas que también tenían este sueño en sus mentes. Conversamos de diferentes cosas en una oportunidad que compartimos juntos y fue cuando coincidimos en nuestros sueños. La diferencia fue marcada en ese mismo momento. Dos días mas tarde recibí una llamada de esas personas invitándome a reunirme con ellos y fue en esa reunión que se me entrego el proyecto completo ya terminado de lo que seria la Casa Dominicana de Cultura en la Florida Central. Esas dos maravillosas personas son la Dra. Malvina Helen del Castillo y el Dr. Manuel A. Mejía aquí presentes, para los que por favor, les pido un fuerte aplauso. También les pido me ayuden con un fuerte aplauso para el señor Esteban Rodríguez y su familia, quien desde que le expusimos nuestras inquietudes puso a nuestra disposición las facilidades de su templo para cualquier actividad y se han involucrado con todos nosotros codo a codo,… además a la señora Palmira Ubinas, de Puerto Rico, quien dirige la Asociación Internacional de Poetas y Escritores Hispanos (AIPEH), y que ha estado haciendo un trabajo maravilloso con nuestros poetas y escritores hispanos, involucrada con nosotros dándonos su apoyo y dirigiéndonos con su experiencia.

Nuestro propósito con la Casa Dominicana de Cultura que hoy inauguramos es el de mantener nuestros valores culturales fuera de nuestra tierra. Nuestra cultura, nuestro folclor, nuestras tradiciones, nuestros valores.

Queremos que nuestra Casa de Cultura se convierta en el punto de contacto de todos los dominicanos. En un punto de información y de conocimiento. El lugar en donde cada dominicano pueda encontrar la información que necesite para resolver sus necesidades.

Nuestra intención no es competir con ninguna otra organización ya existente; pero si es la de aunar esfuerzos para que entre todos podamos hacer mas grandes cosas en favor de nuestra gente y de nuestras comunidades.

No es un trabajo político, no es un trabajo partidista, no es un trabajo individual, no vamos a hacer un trabajo para buscar pergaminos de reconocimiento. Nuestro trabajo solo estará dirigido a la unidad, confraternidad y desarrollo de todos nuestros valores positivos.

Todos estamos comprometidos con la causa. Todos somos responsables de que esto sea una realidad. Una demostración de ello es que tenemos presente representantes de diferentes sectores sociales, prensa escrita, televisión, radio, iglesia, empresas, partidos políticos, autoridades locales, familiares e individuales.

Entre nuestras metas están:

1.- Dar reconocimiento con amor a nuestros estudiantes sobresalientes, nuestros trabajadores, a nuestras familias, a nuestros deportistas, a nuestros hijos, a nuestros padres.

2.- Desarrollar programas de obtención de becas para nuestros estudiantes sobresalientes.

3.- Establecer un programa de orientación legal y sobre inmigración para nuestros ciudadanos. Este programa cuenta con el apoyo de la firma de abogados Oscar González, Jr.

4.- Programa de información y contacto para resolver sus necesidades legales en la República Dominicana, pues es una necesidad de muchas personas que no conocen ningún abogado de confianza para resolver las necesidades en su país.

5.- Desarrollaremos un programa de motivación y superación personal próximamente, el cual estará a cargo del joven profesional  Randy Toribio y un grupo de jóvenes talentosos habidos de poner sus conocimientos a disposición de los demás. 

6.- Por último, este es el momento cumbre que hemos estado esperando. Quiero llamar aquí a las personas responsables de que esto se haya convertido hoy en una realidad. Quiero que pasen al frente los directores generales de la Casa Dominicana de Cultura, quienes darán inicio al programa más importante que desde este momento queda abierto sobre Educación, Prevención y Salud, en esta misma sala, esta misma noche. Sus hojas de vida son extensas, sus experiencias inagotables, toda una vida de trabajos comunitarios dentro y fuera del país, ellos son la Dra. Malvina Helen del Castillo y el Dr. Manuel A. Mejía.