Tradicionalmente se prepara con maíz tierno cuando la mazorca no ha madurado y los granos tienen mucho líquido blancuzco y rallando el maíz a mano. Puede haber alguna variedad entre los hogares dominicanos, pero en general, serían bastante similares y el procedimiento es el mismo, aunque como a toda comida o postre, habrá siempre resultados diferentes en cuanto a los sabores. El origen de este postre se remonta a la época de la colonia y se le atribuye a Venezuela, pero en República Dominicana lo consideramos parte de nuestra cultura gastronómica, y es un dulce típico muy consumido en cuaresma. Es uno de los postres más deliciosos con que cuenta la cocina dominicana. En Cuba y Puerto Rico también hay un plato con el mismo nombre, pero tienen textura diferente al igual que sabores diferentes. Este postre prácticamente está presente en todos los restaurantes dominicanos y se sirve siempre después de la comida, sin embargo, los dominicanos no tienen hora ni días especiales para disfrutar de un delicioso majarete. Dependiendo de lo tierno o seco que este el maíz utilizado para dicho plato será la diferencia de textura en sus resultados; quedará más suave o espeso, pudiéndose disfrutar ingiriendo con una cuchara o en trozos más secos partidos como dulce. Los ingredientes son: maíz, azúcar, canela, leche y una pizca de sal y se puede ingerir caliente o frío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.