Hoy día 27 de febrero 2020 estamos celebrando un año mas de nuestra independencia en la República Dominicana o de la separación del pueblo Haitiano, como otros la definen. De una o de otra manera, hoy es un día en el cual, solo no debemos dedicarnos a los tradicionales actos de celebración que siempre hemos hecho, sino a incluir en cada uno de ellos una reflexión sobre lo que este día significa para todos, relacionada con los momentos que estamos viviendo en el presente. No podemos solo dedicar nuestro tiempo a recordar lo que paso en el tiempo de Duarte, Sánchez y Mella, sino también dedicar una parte para planificar que cosas podemos hacer para que se continúen desarrollando sus sueños para el pueblo dominicano. Tenemos que detenernos un momento para revisarnos y determinar que estamos haciendo para mantener viva esa idea que los próceres de la patria tuvieron en su momento, de mantener una república libre e independiente para los dominicanos.

Ha pasado mucho tiempo desde el nacimiento de Juan Pablo Duarte el 26 de enero de 1813, y es tiempo ya, de que el pueblo dominicano incluya en las celebraciones tradicionales de independencia, una agenda de trabajo en favor de reestablecer sus ideales y sus enseñanzas cívicas, como fueron: LA CONCORDIA SOCIAL, con la que nos invita a ser unidos y realizar cualquier sacrificio necesario para evitar la discordia; LA JUSTICIA SOCIAL, en la que nos enseña que la felicidad social esta fundamentada en la justicia, la cual definió como el primer deber del hombre; LA FRATERNIDAD DE FORMA RADICAL, donde nos insta a todos los dominicanos a no tener prejuicios de raza o clase en vista de que todos somos hermanos; EL RESPETO A LA LEY, la cual debe ser cumplida por los gobernantes y los gobernados, ya que es la protectora de la propiedad, la vida, la libertad y el honor; LA HONESTIDAD POLITICA, donde nos enseña que las cosas del Estado deben manejarse con honradez y que la política debe ejercerse con desinterés económico; EL AMOR A LA LIBERTAD, lo cual considero como lo mas preciado de la vida del ser humano; EL AMOR A LA PATRIA, en lo cual nos enseña que debemos amar nuestra patria con entrega total y el empeño de beneficiarla en todo lo que sea posible; LA FE EN EL PUEBLO, con lo que nos enseña que a pesar de los defectos que pueda tener nuestro pueblo dominicano, tiene cualidades que pueden convertirlo en un gran pueblo y que puede llegar a ser dueño de su propio destino; y LA INTEGRIDAD NACIONAL, en donde nos insta a no permitir que ninguna porción de nuestro territorio sea cedida a ninguna nación extranjera.

Te invitamos a revisar y analizar los puntos señalados y reflexionar sobre tu contribución para que cada uno de ellos sean cumplidos, o determinar si tu eres parte del incumplimiento de estos puntos. Gracias por estar con nosotros y te invitamos a continuar conectado.